viernes, 23 de enero de 2009

¿Quien será esta niña...?


"Érase una vez una niñaque vivía en los alrededores del bosque. Era vivaracha y lista, y llevaba una capa roja, porque así, si alguna vez se perdía, podían encontrarla fácilmente, ya que la capa roja siempre destacaba junto a los árboles y los arbustos. Con el paso de los años, conforme pasaba de niña a mujer, se fue haciendo cada vez más bella. Muchos hombres la querían por esposa, pero los rechazaba a todos: ninguno era lo bastante bueno para ella, puesto que era más lista que todos los hombres que conocía y no le suponían ningún reto. Su abuela vivía en una casa del bosque, y la chica solía visitarla a menudo para llevarle cestas de pan y leche, y quedarse con ella un rato. Mientras su abuela dormía, la chica de rojo vagaba entre los árboles, probando las bayas silvestres y las frutas extrañas del bosque. Un día, mientras caminaba por una arboleda oscura, apareció un lobo. El animal era cauteloso en intentó marcharse sin que ella lo viese, pero los sentidos de la chica eran muy agudos, así que vió al lobo, lo miró a los ojos y se enamoró de lo diferente que era. Cuando el lobo se volvió, ella lo siguió, llegando a introducirse en partes del bosque en las que nunca había estado. El animal intentó perderla en los lugares donde no había senderos que seguir, ni caminos a la vista, pero la chica era demasiado rápida para él, y , kilómetro tras kilómetro, la persecución continuó. Al final, el lobo se cansó de la huida y se volvió para enfrentarse a ella, le enseñó los colmillos y gruñó una advertencia, pero la muchacha no le tenía miedo. -Precioso lobo- le susurró-, no tienes nada que temer de mí. La chica puso la mano sobre la cabeza del animal y le acarició el pelaje hasta calmarlo, y el lobo vio lo bonitos que eran sus ojos (para verlo mejor), lo amables que eran sus manos (para acariciarlo mejor), y lo suaves y rojos que eran sus labios (para saborearlo mejor). La chica se inclinó y besó al lobo, soltó su capa roja, dejó la cesta de flores a un lado y yació con el animal. De su unión nació una criatura que era más humana que loba.[...] Apareció otra mujer, atraída por la capa roja de la muchacha, ya que la joven solía vagar por los senderos de los bosques para seducir a todas las chicas que pasaban junto a ella con promesas de jugosas bayas maduras y agua de manantial tan pura que podía devolverle la juventud a la piel. A veces se acercaba a los límites de un pueblo o aldea y allí esperaba hasta que se acercaba una chica, engañándola con falsos gritos de socorro para que entrase en el bosque. Pero algunas iban por voluntad propia, porque hay mujeres que sueñan con yacer con lobos.[...]"

"El libro de las cosas perdidas"
John Connolly


4 Comments:

  1. Yuzuhira said...
    Joe macho, yo quiero leer eso...
    Ebola said...
    oye ya lo pasaras ^^ q kosas mas raras.. a ti no t gustaba el tipiko cuento dla caperucita no?? jajaja.
    Sora said...
    claramente no, estos cuentos q lo enrevesan todo molan mas. Y creeme,es mil veces mejor el de blancanieves, pero como sta dentro de un libro no lo puedo contar xq jodo el libro,jajaja asiq ya te lo dejare.
    Yuzuhira said...
    oye, sora, cuando respondas a algo que te ponemos en el blog, acostumbrate a responder en el blog de esa persona, porque si lo respondes en el tuyo quiza no lo veamos, mas que nada ^3^

    te quiero, warra!!! ^3^ [y a ebolita tb n_n]

Post a Comment



Anexión

Anexión